Resumen

La importancia de lo visual en nuestra sociedad, ha dotado de un poder comunicativo a actividades como el diseño, el arte y la publicidad, tanto que pueden llegar a considerarse sistemas de control social. Esto unido a la cantidad de información e imágenes que nos bombardean diariamente y a la que tenemos acceso por los nuevos medios como internet, crean un sentimiento de desorientación producido por la sobre-información. Este sentimiento global, se ha convertido en una fórmula de trabajo en varios campos de la comunicación , creando confusiones y engaños que se utilizan con distintas intenciones. Artistas que usan técnicas propias de empresas y gobiernos, para expresar críticas justamente contra esos perfiles, empresas de marketing que utilizan medios propios de activistas y artivistas para vendernos un producto o partidos políticos que crean video juegos para conseguir votantes.

 

Grand serial killer_Flavio Escribano

Desorientación

Desde la BauHaus, que marcó las pautas del diseño actual hasta nuestros días, la evolución del mismo, del arte y la publicidad ha cambiado considerablemente “ desde la silla en la que usted se sienta hasta la página que está leyendo” este lema de Von Eckardt1 nos habla de un diseño global, desde el editorial hasta el industrial, pasando por el gráfico, pero no sé si podían imaginar hasta que punto lo visual se convertiría en una herramienta de comunicación tan potente como lo es ahora, llegando a poder considerarse como un sistema de control social. Entiendo que lo intuían, al igual que todos los que nos dedicamos a alguno de estos campos, arte, fotografía, diseño, sabemos el poder comunicativo que poseen estas herramientas. Por supuesto, tenemos que tener en cuenta que estamos inmersos en una sociedad capitalista, rodeados de imágenes de todo tipo, campañas publicitarias y de marketing, ¿quién no ha comprado alguna vez un producto más caro por su aspecto? todos. Incluso aquellos que por nuestra profesión conocemos las características de este sistema. En este artículo me planteo un pequeño juego de análisis y de crítica a la vez, es curioso pararse de vez en cuando a observar algunos de los estímulos visuales que recibimos, porque está de más decir que con la cantidad de imágenes que consumimos habitualmente es imposible pararse a analizarlas, con esto también se juega, absorbemos información que no podemos clasificar ni analizar. La sobreinformación produce desorientación.2 Algo común en los medios de comunicación actuales; prensa, radio, televisión, internet. Con el término de desorientación trabajan perfiles tan dispares y a la vez tan cercanos como artistas y publicistas, al fin y al cabo comunicadores. Jugando al engaño, a utilizar propiedades visuales y éticas que atribuimos a un grupo determinado (por que pertenecen nuestra memoria colectiva occidental ya que siempre fueron utilizadas de esta forma, por ese tipo de colectivo o para ese uso determinado. Artistas que usan técnicas propias de empresas y gobiernos, para expresar críticas justamente contra esos perfiles, empresas de marketing que utilizan medios propios de activistas y artivistas para vendernos un producto puramente comercial o partidos políticos que utilizan sistemas de entretenimiento para conseguir votantes: desorientación.

Leer +++ (pdf)

Publicado en paperback | febrero de 2009 | 06

Publicación electrónica sobre arte, diseño y educación ISSN 1885-8007

 
cc-by-sa-2012 /