En ocasiones se ha teorizado hasta convertir la práctica artísti•ca en una labor de innovación que actúa como sucedáneo de la ausencia de transformaciones en la base social. Un supuesto que perpetúa el mito de la autonomía del arte y que descuida el hecho de que la obra no evo•luciona de modo autónomo sino que se inscribe en un momento, en una realidad social dentro de cuyo marco se entiende racional y dialéctica•mente.
    La opción del trabajo en grupo responde a la intención de abordar una práctica artística centrada en la discusión y el enfrenta•miento de ideas y formas de acción. Si bien esta actitud de trabajo choca frontalmente con conceptos tales como autoría y originalidad, también se pretende incidir en los procesos, mas allá del producto u objeto final.

 

    El mismo hecho de trabajar en grupo fija un interés de inter•vención en el ámbito de lo social, a través de planteamientos comprome•tidos con lo real. Los proyectos responden a una preocupación sobre la progresiva escenificación de los ámbitos de convivencia; visible, no sólo en la importancia, cada vez mayor, de la imagen, sino también en la pau•latina incorporación del simulacro a diversos campos de la vida cotidiana, tales como la política, la tecnología o la cultura.

Vista desde cámara de vigilancia


Vista interior


DOMICILIO. MUEBLE URBANO EJERCITABLE PARA SITUACIONES DE PRECARIEDAD Y URGENCIA / 1999


EL PERRO / AREA DE VIGILANCIA LIBRE / 2001

Área de Vigilancia Libre es un mueble urbano que crea una zona de se•guridad total. Consistente en un sistema de cámaras de circuito cerrado, el ciudadano puede servirse de él para vigilar a su alrededor, observando la pantalla del AVL. Este trabajo supone una democratización de los sis•temas de vigilancia, al poner al servicio del ciudadano una herramienta de control social
Año 2001
Producción Puntos de Encuentro. RMS La asociación. SEGURISA.
Descripción Área de Vigilancia Libre es un mueble urbano que crea una zona de seguridad total.
Consistente en un sistema de cámaras de circuito cerrado, el ciudadano puede servirse de él para vigilar a su alrededor, observando la pantalla del AVL. Este trabajo supone una democratización de los sistemas de vi•gilancia, al poner al servicio del ciudadano una herramienta de control social.


Prototipo de mueble urbano. Cámaras de vilgilancia. Monitores. Estruc•tura de poliester.


Detalle


EL PERRO / LO IMPORTANTE ES PARTICIPAR / 2003


    Es ésta una consigna de fácil aplicación en cualquier ámbito, desde el social al publicitario, una interpelación al ciudadano para que ac•túe, pero con un significado similar a “el medio es el mensaje” de MacLuhan: no es tan importante el fin como el movimiento. De hecho se puede hablar de un intento de clausura mediática de la máxima política tan cuestionada (pero a la vez tan aplicada) de Maquiavelo: el fin justifica los medios. Enterrar un debate impopular tras la avalancha de las imágenes y la interactividad.
    Desde la promesa de la interactividad (y en su relación con la virtualidad) se proyecta la actual proliferación de la imagen y abunda en la controversia sobre su capacidad para convertir lo real en un “todo ficticio” .
    Si los registros de lo real (fotografías, películas de cine) vuel•ven compleja la relación entre lo real y su representación –entre lo real y lo ficticio–, ya que dicho registro puede ser más o menos subjetivo pero siem•pre es parcial, (pues reenvía al imaginario de quién toma las imágenes y al imaginario del receptor de las mismas); ésta situación se vuelve aún más compleja cuando cuenta con las transformaciones del espacio, pues remite a la construcción de una división del mundo entre los que miran y los que son mirados, aunque no necesariamente vistos (esto lo podemos comprobar en la industria del entertainment, en la imagen televisada entendida como aconteci•mientos organizados “para ser vistos” y en la ideología del turismo en general).
    Nuestra relación con la imagen y sus técnicas contemporáneas son recíprocas, así la existencia de una industria cinematográfica tiene influencia sobre los gustos y los imaginarios que la han hecho posible. Por otro lado es evidente que los medios de comunicación y los desarrollos tecnológicos ejer•cen una influencia considerable sobre la organización del guión, sobre la po•sición de los actores y de cierta manera sobre el mismo estatuto de la ficción.
    Es en la incorporación del espacio representado dónde se instala esta propuesta, dentro de la lógica de las peripecias artificiales, de los trucajes mediá•ticos, cuando cualquier interpretación de una crisis “objetiva” dentro de lo social se plantea del mismo modo que una escenografía de una película de catástrofes.
    En este contexto planteamos un espacio lúdico consisten en una ga•lería de tiro donde el espectador podrá “interactuar” , disparando sobre las imáge•nes proyectadas que recogerá una cámara de circuito cerrado desde la vía pública.

 
cc-by-sa-2012 /