Empty World
Agencia Inmobiliaria de Vivienda Vacía.

Frente al problema de acceso a la vivienda de amplios sectores sociales, se contrapone un mercado inmobiliario sobredimensionado que obvia el patrimonio residencial existente, y que se encuentra abandonado o forma parte de los procesos especulativos. El móvil de este fenómeno es la ganancia especulativa obtenida a través del cambio sufrido en el valor del suelo entre la fase de abandono de la zona y su posterior revalorización. El análisis de estos procesos es el fin de Empty World.

Los/as vecinos/as del barrio son invitados a realizar una campaña de señalización -mediante pegatinas con el logotipo de Empty World (EW)- de las viviendas vacías en sus inmuebles/manzanas.

Se establece una Oficina de la Agencia Inmobiliaria de Vivienda Vacía -Empty World- en el espacio de Liquidación Total. En el escaparate se reproduce la iconografía de las agencias inmobiliarias tradicionales y se ofertan viviendas vacías a potenciales inquilinos/as a través de un ‚Äòcatálogo' (un registro de inmuebles desocupados) visual de las viviendas disponibles existentes en el barrio.

El proyecto incluye unas jornadas de trabajo en torno al fenómeno de la ‚Äògentrificación' y de la especulación inmobiliaria.

ew%205.jpg

ew%203.jpg

ew%201.jpg

 

Empty world. TODO POR LA PRAXIS ó de cómo derribar el capitalismo desde su casa en 5 fáciles pasos.

. No somos lo que piensas que deberíamos ser. Tampoco lo que realmente somos. Somos una resistencia líquida que se auto-constituye permanentemente en relación a/con contextos fluidos, referenciales y autogestionarios. Somos un laboratorio de proyectos que practica la etnografía estructural sobre las prácticas artísticas activistas de oposición como formalizaciones potencialmente capaces de simbolizar el conflicto social en una ejecución estéticamente efectiva, en/sobre el espacio público. Somos el eco de la miseria de la filosofía, de sus derivaciones en/sobre el contexto social en el que se registra la retirada de los modelos-paradigmas y los relatos pos-post-modernos. Usted no lo sabe, pero todos somos un eje metodológico, una variante epistemológica entre varias. Primer paso para derribar el capitalismo desde su casa: Romper el silencio, hacerse visible como subjetividad antagonista; conviértase en un virus anticapitalista y propáguese.

 

. Somos siempre la otredad. Nunca nos re-conocerás. Somos elementos de agit-pop, una reformulación political-pop emanada de los estertores del espacio público -marginal- postindustrial del agitprop, un vínculo, un link extra-histórico, configurado como una resistencia total y multipolar a la hegemonía del capitalismo postmaterial. Somos un eje sobre el que se articulan tres ejes de investigación (lo post-urbano, lo infra-urbano y lo supra-urbano) que representan la subjetividad proletaria en su axiomática preformativa de poder, de una potencial transformación de una realidad, aparentemente, inmutable. Segundo paso para derribar el capitalismo desde su casa: Haga un esfuerzo, un pequeño esfuerzo, y recuerde qué era, qué creí ser, y qué quería ser antes de asumir lo que es; en el deseo habita el principio de la insurrección.

 

. Somos una consecuencia, el reverso oscuro impuesto por las fuerzas ciegas del capital, funcionando en piloto automático, que operan impersonalmente, sin pasión ni emoción, con su lógica seductora de control social-sensible de sujetos descoordinados en sus múltiples deseos gestionables. Como tal, actuamos como proyección del deseo de des-ocultación de una masa-muda. En función de la lógica del interés de clase, lo post-urbano esconde tras de sí cuestiones más sensibles que razonables, lo infra-urbano oculta ideas más románticas que efectivas y lo supra-urbano camufla una tranquilidad tan simulada, un bienestar tan débil y cuestionable que, por convincente, ha engendrado una revuelta suburbial que, además de cuestionar las formas institucionales, des-legitima su idea espectacular. De ahí la necesidad-social de un des-ocultamiento de los discursos y prácticas que se ocupan de la estructuración de lo urbano, centrándose en los sistemas de producción simbólica, circulación de sentido y procesos de significación social. Todas las prácticas encaminadas a inventar espacios de resistencia a los mecanismos-dispositivos de dominación son potenciales proyectos artísticos. Tercer paso para derribar el capitalismo desde su casa: Usted es un artista-activista; actúe como tal y genere su propio colectivo de autodefensa artística-activista.

 

. Somos alquimistas laicos que se oponen al capitalismo, ese espacio ficticio de gestión psico-técnica, el exhibicionismo minimalista de quienes sólo podemos trans-socializarnos en los márgenes de lo público-político a través del plotach estetizado del intercambio de la desilusión intensa. Se trata de ampliar las prácticas artísticas como medios de articularse socialmente, como autores colectivos de nuestra propia experiencia, viviendo así la construcción de espacios de posición, como actores determinantes y no como espectadores pasivos. Cuarto paso para derribar el capitalismo desde su casa: Conviértase en un antagonismo innegociable; defiéndase del capitalismo.

5º. Somos un proceso; nuestro estado es un texto procesual derivado, una mala experiencia de identidades des-acopladas a una realidad virtualmente posible, imaginada como subjetividad potencial, congelada en la fase proyectual. Somos explícitos, evidentes, pre-políticos: todas/os necesitamos rituales de autenticidad controlada y nosotros la proporcionamos en función de nuestra desmotivación existencial. Somos un laboratorio social post-situacionista generador de situaciones inmateriales capaces de alterar la nausea, la repetición sistémica. Somos el precariado intermitente, los insumisos de barriada que accedieron a sus academias, los primeros en encabezar la retirada urbana y los últimos en abandonar la trinchera epistemológica. Fuimos quienes gritamos contra lo inevitable antes de sumirnos en un mutismo decadente y posicional. Negamos el fin y los medios y ahora, reclamamos las calles como teatro de operaciones de las nuevas revueltas. Somos una provocación. Quemamos París en 2005 y volveremos a hacerlo. Seremos los primeros en sumarnos a una revolución, a una guerrilla por la auto-gestión de la economía simbólica del proletariado postindustrial. Éramos aquellos a quienes nunca nadie les vio en el lugar adecuado en el momento adecuado. ¡Somos invisibles! Tenemos en nuestras manos el quinto supuesto. Quinto paso para derribar el capitalismo desde su casa: Una nueva batalla está a punto de comenzar; prepárese para la revuelta global.

www.todoporlapraxis.com

www.emptyworld.es

www.speculator.es


www.liquidaciontotal.org

 
cc-by-sa-2012 /