La videovigilancia como género

Venimos reuniendo desde hace algún tiempo (algunas noticias datan del año 94), informaciones de prensa relacionadas con el uso del vídeo como elemento de control y vigilancia.

De esta "vigilancia" que los medios vienen haciendo del fenómeno del videocontrol, se extrae una diversidad de casos, de elementos de análisis y de variables de desarrollo que plantean una "película" rota, fragmentada, de planteamientos oscuros y múltiples e insoldables desenlaces, porque este fenómeno desregularizado en sus formas y en gran medida desconocido (por camuflado), aporta un sin fin de casos particulares y de experiencias diversas.

El fenómeno de la video-vigilancia es recurrente en los planteamientos de control de instituciones y gobiernos (de todos los colores y signos políticos), es recurrente y habitual en el análisis que de los "medios de formación" llevan a cabo las iniciativas alternativas de comunicación y contrainformación, y se ha convertido en "lugar común" de los planteamientos creativos de la vanguardia artística desde que el vídeo es utilizado como soporte. Especialmente en aquellas propuestas de marcado compromiso social.

En la exposición "Surveillance" celebrada en el LACE de Los Angeles en 1987 se reflexionaba de manera monográfica alrededor de las influencias que la moderna vigilancia ha tenido en la sociedad contemporánea. Sobre cómo se articulan los dispositivos de vigilancia en sus múltiples facetas y cómo extiende sus marcos de influencia hasta lo cotidiano. Textos de Brenda Miller o Gary T. Marx, acompañaban las obras de artistas como John Baldessari, Elsa Cayo, Peter D’Agostino, Dieter Frose, Michael Klier, Martha Rosler, Julia Scher, Raindance, etc. A propósito de la misma, Brenda Miller, comisaria del proyecto junto a Deborah Irmas, dice: "El hecho de estar a la vez a uno y otro lado de la torre central del panóptico, me llevó a cuestionar las consecuencias de las relaciones de poder que resultaban de tener acceso a sofisticadas tecnologías, cómo estas herramientas son utilizadas y qué manos son las que las utilizan. ¿Cómo habían trabajado otros artistas con los dispositivos de vigilancia? ¿Qué sistemas de valor habían aplicado a sus investigaciones? ¿Qué aplicaciones alternativas de la tecnología se habían producido?".

 

Catálogo de la exposición.
LACE- Los Angeles, 1987.

De esta suerte de tensiones, que cobran intensidad y protagonismo en los medios con cierta periodicidad, (según sea el escándalo que hayan propiciado y según convenga airear éste), surgen encuentros y desencuentros que una y otra vez revisan la intensa relación de las tecnologías de la imagen con la privacidad y la salvaguarda de los derechos ciudadanos, de su imagen, su comercio etc. ...

Cuando estas tensiones cruzan transversalmente disciplinas como son la artística, la política, la legal, etc., el objeto del que tratamos cobra una complejidad que es difícil de abordar si no es desde el análisis de los casos concretos y a través de las vías de debate que sin duda se abrirán en nuevos y diversos planteamientos.

2.

Existen algunas noticias de prensa que marcan pautas en cuanto a la inserción de este fenómeno en la vida cotidiana y en su "normalización" o "intromisión" en el paisaje urbano, en la convivencia diaria y en las relaciones que se establecen entre los responsables del sistema de control y los ciudadanos controlados.

El fenómeno en cuestión, aún siendo global, participa de las particularidades de la sociedad en la que tiene lugar como un elemento más del mapa social y político (legislaciones específicas, uso y valor de las imágenes, objetivo y función del dispositivo, etc.), y es en este tipo de relaciones en las que intentaremos detenernos como modo de abordar un tratamiento específico del tema, intentando acotarlo, en la medida de lo posible, y situándolo en un contexto concreto como es la situación sociopolítica del ámbito desde el que damos forma a estas líneas. Un ámbito convulso en el que los medios de comunicación vienen jugando un papel determinante, y en el que despliega de un modo ciertamente influyente su sistema de vigilancia de esta realidad sociopolítica.

El mundo, supl. Crónica. 25.nov.2000.

"Piensa en global, actúa en local", podría ser el lema para estas páginas que aquí presentamos.

Pero nuestra aportación a este proyecto no pretende un estudio exhaustivo de esta cuestión, sino más bien arrojar algunos "inputs" a partir de noticias de prensa y otras informaciones complementarias, puestas en relación con los textos que nos sirven de fundamento teórico y que vengan a ofrecer una panorámica (del barrido óptico que la cámara permita) sobre algunas circunstancias que el fenómeno de estudio sugiere.

Malatxa. Euskal Herriaren desmilitarizazioa helburu duen kolektiboa.
(Kontrol sozialaren auto-babeserako gida-liburu praktikoa - Manual práctico de auto-protección contra el control social).
La guía comienza con las siguientes citas:

"El uso abierto de la fuerza por parte del aparato del Estado para controlar a sus propios trabajadores, técnica costosa y desestabilizadora, es con más frecuencia un signo de debilidad que de fuerza. Los aparatos de Estado verdaderamente fuertes, han podido de una u otra forma, controlar a sus trabajadores por medio de mecanismos más sutiles"

Immanuel Wallerstein. "El capitalismo histórico".

"El estudio del mecanismo de la Ojrana nos revela que el fin inmediato de la policía es más el de conocer que el de reprimir. Conocer para poder reprimir a la hora señalada, no en la medida deseada, sino totalmente. La seriedad del trabajo revolucionario no puede habitar en una casa de cristal"

Victor Serge "Lo que todo revolucionario debe saber sobre la represión", 1925

" Históricamente, y según la lógica del poder, la mejor y más eficaz forma de control social ha sido el provocar que los/las componentes de esa sociedad asimilen su pertenencia al modelo social impuesto, que se sientan tranquilos/las y seguros/as en la felicidad virtual que el sistema les ofrece. Para ello existen muchos y variados mecanismos: el sistema educativo, el control de los medios de producción, control laboral, el miedo estructural hacia el sistema, religión, consumo, moda... Pero existe hoy día un elemento que aparece como fundamental para todo esto: los medios de comunicación de masas."

"Debemos tener en cuentea que los mecanismos de control social son parte de un sistema represivo general, una parte importante del sistema represivo global, que se adapta a cada tiempo y lugar concreto. Los sistemas represivos y de control globales a los que nos referimos tiene un carácter cambiante, dinámico, que toma en consideración los cambios políticos, económicos y sociológicos, interioriza y desarrolla los adelantos tecnológicos, perfeccionándose y adecuándose a cada momento y lugar específico.

La forma perfecta de control social es hacernos creer que es omnipotente y todopoderoso. Este es el más grave error que podemos cometer, creer que todo está irreversiblemente bajo control, interiorizar y creernos que el estado de cosas actual es inamovible y que es imposible cambiarlo.

Si nuestra cabeza adopta esta postura, seremos nosotros/as el método más eficaz para controlar nuestros pensamientos y acciones, convirtiéndonos cada uno/a de nosotros/as en un inmejorable mecanismo de autocontrol. Este sería el mayor favor que podríamos hacerle al sistema, la forma más barata, transparente y eficaz de control social. (No haya nada más ordenado que un cementerio)."

"Telefonía, correos, bancos, cámaras, ficheros policiales informatizados, control policial y técnicas de seguimiento, ordenador personal, internet, las drogas, hospitales...objetos de vigilancia...." (malatxa)

"Una próspera nueva industria para la prospección de datos, utilizando técnicas informáticas, vende ahora información cosechada de múltiples fuentes como permisos de conducir, censos de vehículos o votantes, certificados de nacimiento, matrimonio o defunción, escrituras de terrenos, directorios telefónicos y de organizaciones, etc..."

Gary T. Marx I’ll be watching you, Reflexiones acerca de la nueva vigilancia.
Catálogo de la exposición Surveillance.

Imagen de Elsa Cayo. Qui Vole un Oeuf, Vole un Oeuf, 1982.
Vídeo, b/n, 15 min. Surveillance.

Sobre la coyuntura actual (a Nov.de 2000)

Ultimamente y como consecuencia de un creciente clima de tensión y de terrorismo hemos asistido a una escalada de crispación que ha traído de la mano declaraciones fuera de toda lógica, pero también fuera de todo sentido político.

Entre la gran cantidad de despropósitos que por parte de los políticos venimos oyendo, ha habido uno especialmente enérgico que llamaba a la colaboración ciudadana, pero haciendo hincapié en la necesidad de una vigilancia activa del vecino, de la gente del barrio, de los conocidos....en la búsqueda de los enemigos del sistema.

Cinco millones de fianza para el detenido por filmar a agentes
J. M. L. Madrid

El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo decretó ayer la libertad bajo fianza de cinco millones de pesetas de Jon Abril Olaetxea, de 25 años, el manifestante que el pasado día 17 filmó con una cámara de vídeo a los policías de la Audiencia Nacional, hecho por el que ha sido acusado de un delito de colaboración con ETA.

El auto judicial explica que en la cinta grabada con la cámara doméstica manejada por Abril aparece un vehículo policial camuflado, del que hizo un seguimiento con un plano concreto de la matrícula, "y no en un plano general", sino "con suficiente detalle para su perfecta identificación".

El supuesto colaborador de ETA, licenciado en Periodismo y que trabaja para el diario Egunkaria, alegó que estaba trabajando para la emisora local de televisión de Vera de Bidasoa (Navarra), Tele Ttipi-Ttapa. Fuentes de la Fiscalía apuntaron que el Ayuntamiento de esa ciudad, propietario de dicha emisora, está gobernado por EH.

El País digital. Publicado el Viernes 25 agosto 2000

Si bien la colaboración ciudadana es una cuestión en la que el compromiso de cada uno es libre y así ha de ser ejercido, pudiendo ser ciertamente de ayuda, se hace peligrosamente excesivo el llamamiento a la desconfianza a través del deber "vigilante" de "todos sobre todos". La paranoia y la persecución no es el mejor ánimo que debe recibir la ciudadanía en ciertas circunstancias, y estas palabras, en boca de los políticos cobran un relevancia especial, crean un sistema interiorizado de vigilancia y de control, que nunca favorecerá la convivencia que hoy por hoy es la verdadera cuestión pendiente.

La inoculación del virus vigilante en individuos de a pie, admite de alguna manera el hecho de que el sistema de macrovigilancia posee fisuras y que hemos de ayudar a cubrirlas con un esfuerzo extra que nos corresponde, apelando a nuestro rol de ciudadano, colaborando con la policía allí donde se presente la duda.

Todos podemos ser sospechosos mientras no se demuestre lo contrario. Presunción de culpabilidad creciente como fundamento de una sociedad vigilada, en continua vigilancia, enredada ya en las relaciones vecinales y personales...

Es sólo un apunte sobre la actualidad, sobre la presencia real del fenómeno, sobre su implantación en nuestra cotidianidad. Una presencia que sentimos, pero con la que aprendemos a convivir sin preocuparnos demasiado, porque existen otros frentes que nos ocupan la atención con mayor fuerza, quizá porque la presión sobre lo que ha de ser atendido forma también parte de la estrategia vigilante...

 
cc-by-sa-2012 /